Los medicamentos homeopáticos tienen su mecanismo de acción como precursores que fortalecen la respuesta inmune de la persona que está enferma.

En otras palabras, los remedios homeopáticos no suprimen los síntomas ni alteran la capacidad innata del cuerpo para sanar. En lugar de eso, sirven como una señal simple y estimulante al cuerpo enfermo, una señal que ayuda dando una respuesta más robusta a una enfermedad o lesión.

La Medicina alopática funciona en gran medida suprimiendo los síntomas de la enfermedad.

Esta estrategia de tratamiento de la supresión / alivio, tiene una variedad de efectos secundarios potencialmente perturbadores y a veces perjudiciales, es particularmente arriesgada en los niños. Como ha sido bien documentado, a menudo no hay medicamentos convencionales que se consideren completamente seguros para dar a un niño que tiene un problema agudo como tos o resfriado.

Estudios recientes demuestran que los medicamentos homeopáticos pueden contener nanopartículas de origen debido a sus procesos de fabricación tradicionales.

La homeopatía, como una forma de nanomedicina, tiene un historial prometedor en el tratamiento de enfermedades infecciosas epidémicas, incluida la malaria, la leptospirosis y el VIH / SIDA, además de las infecciones respiratorias superiores agudas.

Fuente: Bell, i., et al., Eur J Integr Med. 2013 Apr 1;5(2):126-140. Advances in Integrative Nanomedicine for Improving Infectious Disease Treatment in Public Health

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *